Archivo

Posts Tagged ‘adif’

Privatización o huelga, no es por ahí la solución al ferrocarril

julio 18, 2012 3 comentarios

El gobierno anuncia la liberalización y privatización de Renfe en cosa de dias. Los sindicatos responden con convocatoria de movilizaciones y huelga el 03/08/2012.

El gobierno no puede decidir en cuatro dias entregar en manos privadas lo que los ciudadanos hemos pagado en decenas de años. Y para los trabajadores, aunque nos parezca la causa justa, no podemos admitir que se nos convoque desde la prensa igual que nos comunica el gobierno sus decisiones.

¿La huelga es de los sindicatos o de los trabajadores?

Tirar el salario un día para que contemos solo en las estadísticas de ahorros del gobierno no parece sea una buena solución al problema pues nos crea además una situación de enfrentamiento con los ciudadanos, parte muy interesada en una solución favorable para la sociedad y en cuyo nombre dicen también intervenir los sindicatos.

Tanto la privatización como la propia huelga excluye de la resolución del problema a los ciudadanos, los grandes pagadores para cualquier desastre.

Durante años la gestión del Ministerio de Fomento con respecto al ferrocarril ha sido totalmente opaca hasta el punto de que el mismo ha violado su obligación de sacar a concurso las contrataciones, las mas grandes han sido adjudicadas directamente a INECO, empresa que ha creado el plan de privatización en manos del Ministerio.

A través de Renfe/ADIF se ha creado un enjambre de empresas ferroviarias que son adjudicadas automáticamente en los contratos porque se crearon específicamente para ello y para dar cobijo y sueldos a directivos que participaron en el juego de relevos políticos en la dirección de la empresa.

Los relevos de directivos, a reglón seguido de elecciones, se prolongan durante meses o años incluso, dejando la estructura ejecutiva de la empresa en el aire. Algunos aprovechan ese largo tiempo pagado y sin dedicación clara para hacer negocios privados con algunos escandalosos casos de corrupción que han afectado desde directivos hasta a los mismos presidentes de empresa

A pesar de esto la empresa va… porque los trabajadores hacen su trabajo mientras los jefes se dedican al trafico de cargos y negocios paralelos en el enjambre que rodea al presupuesto público.

¿Quien asumirá la dirección de las cuatro empresas privadas que se van a crear? ¿De donde vendrá su capital?,

¿Qué van a hacer con los 5000 millones de euros que debe el estado a Renfe?

El silencio alrededor de cantidaddes impresionantes de dinero que se gastan en el ferrocarril no puede seguir.

¿Como es posible que Renfe haya comprado trenes de alta velocidad que no necesita?, Que un tercio de su parque este siempre parado no teniendo ni siquiera vías donde dejarlos.

¿Porque razón las empresas del enjambre ferroviario tienen durante años un volumen de empleados superior al de la empresa pública como tal, pagando Renfe costes por ellos mucho mas altos que los que pagaría siendo empleados propios?

El Ministerio de Fomento ha aprobado este año un plan de inversiones de 55.000 millones de € en infraestructuras ferroviarias Aquí no hay recortes, algunas grandes constructoras están a gusto pegadas al presupuesto.  Cuando la practica diaria es reducir servicios, bajar en las cuotas de mercado ¿Como es posible justificar semejantes inversiones? ¿Donde están los estudios que justifican la rentablidad de la inversión?. Mas bien parece que se trata solo de deuda….

La mayoría de la inversión es obra nueva, la red convencional sin embargo languidece, reduce sus servicios, no se mantiene. Aunque todos los ciudadanos paguemos impuestos el ferrocarril que nos va quedando es un ferrocarril de élite al que miles de ciudadanos que hemos pagado no podremos acceder, ni por precio ni por acceso… el tren no para.

¿Porqué se deja morir la inversión en parque e infraestructura tradicional?. Todo esto cuenta en los ejercicios contables de la empresa.

Sorprende el uso de la palabra “rentabilidad” por quienes  toman medidas para que esta no exista. Las tarifas hace años son fijadas desde organismos políticos haciéndolas independientes de los costes.

¿Se usa el concepto rentabilidad en alguna decisión de la empresa? Se han creado hasta trenes políticos, casi sin viajeros,  para satisfacer a tal o cual secretario, una exposición y hasta elecciones.

La eficiencia de los ejecutivos, de los que está la empresa muy bien dotada, es totalmente prescindible. Sin tener conocimientos se puede ejercer cualquier  cargo con solo recibir el placet del que mande y en determinados niveles ya existen equipos que se trasladan con “su directivo”, no por funciones, sino directamente por nepotismo.

La solución al ferrocarril pasa por:

  1. Transparencia, la publicación de las cuentas internas tanto de las empresas públicas como de todas aquellas que han sido contratadas con concursos a dedo.
  2. La fiscalización de las actividades de la capa ejecutiva de las empresas públicas. La creación de auditorias competenciales externas que determinen si es adecuada la función y cargo a sus competencias profesionales.
  3. La incorporación a las empresas públicas de todos aquellos empleados en contratas que suponen sobrecostes salariales por sus servicios.
  4. Una reevaluación de la estructura de la empresa y sus funciones para que se reorganice según criterios funcionales modernos y no a repartos de poderes internos.
  5. El ajuste de los derechos sindicales a lo marcado por la ley, acabando con las sobredimensiones de representación sindical. Los sindicatos también deben ser auditados y dar ejemplo sus dirigentes volviendo al trabajo del que  algunos están liberados hasta 30 años y a pesar de eso ¡han ascendido!.

No hace falta ahora una huelga. El Ministerio debe congelar sus medidas y abrir un proceso de diálogo con la sociedad a cerca de qué hacer con el ferrocarril y los inmensos recursos que se destinan a el en este momento de crisis.

Si el Ministerio, que tiene la responsabilidad,  no la ejerce ejerzámosla los ciudadanos.

  • Los sindicatos pueden y deben abrir un diálogo con la sociedad a cerca de qué hacer con el ferrocarril y los inmensos recursos que se destinan a el en este momento de crisis. Dimitiendo sus actuales responsable de sus cargos harán este diálogo posible.
  • Los trabajadores que conocemos al dedillo qué sucede en la empresa y como funciona todo podemos aportar mucha información y detalles para optimizar su funcionamiento y conseguir una eficiencia doblemente necesaria, por unos recusrsos que nos ha cedido la sociedad y porque esta está debilitada por la crisis económica.

Es posible tener un ferrocarril de calidad mas barato eficiente y mas usable para todos los ciudadanos, el camino elegido desde el gobierno no nos lleva a esta meta, tampoco la sola resistencia servirá de gran cosa.

Existe otro camino, si lo queremos debemos ser activos y no dejar que otros hagan lo que podemos hacer nosotros mismos.

¿Cual es tu sitio ciudadano?

¿Cual es tu sitio sindicalista?

¿Cual es tu sitio trabajador?

¿Se entera VD ministra de que puede hacer otra cosa?

 

Anuncios

Renfe planea crear un ‘holding’ para privatizar mas aún

diciembre 16, 2009 1 comentario

La idea de un holding viene a explorar nuevos terrenos en los que dar negocio al sector privado. Con la separación en  privatización ferrocarrilRenfe Operadora  y Adif se pretendía cargar sobre el estado el coste las infraestructuras para que los operadores concurrieran libremente a transportar viajeros y mercancías. Sobre ese plan el estado ha realizado enormes inversiones en infraestructuras sin que haya al día de hoy operadores privados destacables.

Ahora se piensa de nuevo en que gastos hacer para que alguien se aproveche de ello, no es tanto la gestión de las autonomías de determinados servicios, que seguirían por tanto siendo servicios públicos, sino facilitar también a esos posibles operadores los trenes en los que el estado ha gastado cantidades astronómicas en Cercanías Media, Larga Distancia y Alta Velocidad, la mayoría de ellos recién comprados.

Por esto de los cambios previstos quizás el que tiene mas alcance es la unificación de todo el material rodante en Integria que sería el gestor a quien alquilar los trenes para prestar estos servicios.

“La idea que se plantea es que estas áreas de actividad se transformen en media docena de filiales del grupo para que todos los negocios, con sus cuentas de resultados incluidas, queden separados y sean independientes. De esta manera, se pueden afrontar posibles cambios en el futuro sin que se planteen mayores problema. Uno de ellos es, por ejemplo, el traspaso de los servicios de Cercanías ferroviarias a las comunidades autónomas, como ya ha solicitado Cataluña al Ministerio de Fomento.

vía Renfe planea crear un ‘holding’ para privatizar o segregar algún negocio – 14/12/09 – 1769025 – elEconomista.es.”

Los cambios que parece van a suceder en la empresa no serían por tanto por si acaso, sino porque se van a hacer. Los resultados son sin embargo lo que hay que evaluar aunque haya cuestiones ideológicas de fondo nada desdeñables como esa fijación invariable por dar dinero público, de nuestros bolsillos, al sector privado sin que este por su parte ponga nada, solo la cuenta bancaria para engordarla.

Las consecuencias de la inversión en infraestructuras ha sido la marginación del ferrocarril convencional, el que paraba en las estaciones, que ha dejado sin este servicio a miles de contribuyentes. La orientación a un mercado mas lujoso y menos popular con la idea de “competir con el avión” cuando son los sectores pudientes de la sociedad los que tienden a pagar menos y los menos pudientes los que pagan mas. Dicho en otras palabras “los mas pobres pagan tren de lujo a los mas ricos”. Se ha beneficiado de esto las grandes empresas de construcción que hace ya muchos años no trabajan, solo subcontratan. Han caído en sus manos obras y presupuestos inmensos que podían no ser necesarios.

Las consecuencias en la empresa pública Renfe – Adif es una situación cada vez mas caótica con un déficit impagable que pagaremos l@s ciudadanos de nuestros impuestos y la proliferación de mas y mas empresas privadas que viven del caos cubriendo los enormes huecos y descoordinaciones de un servicio cuyo estigma era la perfección del reloj y hoy son las devoluciones por errores, retrasos y cancelaciones.

Sin duda los trabajadores de Renfe y Adif lo están pagando, tenemos la empresa ferroviaria con menos número de trabajadores por kilómetro de vía, pero que no le quede la menor duda a nadie que quien mas lo está pagando somos los mismos ciudadanos que pagamos este tremendo caos.

Miren su bolsillo, quieren privatizar más y Vd. será quien lo pague.

Renfe ya se está privatizando

diciembre 1, 2009 Deja un comentario

Me encontré con este post sobre la posible privatización de Renfe y no he podido evitar contestar.

“Renfe podría ser privatizada a medio o largo plazo. Es la conclusión a la que llego cuando observo la situación. Un estado endeudado, un déficit incontrolado y una empresa grande que cada vez tiene más éxito debido a la extensión de líneas de alta velocidad.”

vía Renfe ¿la próxima gran privatización?.

Efectivamente el gran paso para la privatización se dio con la separación de RENFE en ADIF y Renfe Operadora. Esta separación respondía a una directiva de la U.E. según la cual los estados miembros debían abrir sus redes ferroviarias a otros operadores que pagarían un canon por el uso de la infraestructura. Supuestamente cualquier compañía con vehículos ferroviarios que pudiera prestar un servicio podría circular por las mismas vías que Renfe y competir por sus viajeros.

De esta forma ADIF se hizo cargo de la gestión de la infraestructura y Renfe Operadora se quedó con el tráfico de viajeros y mercancías.

La directiva y la separación llegaron a un ferrocarril que sin embargo ya había empezado a ser privatizado antes y que adolecía de graves dolencias originadas en los círculos de influencia del poder del estado.

Con la colaboración de los sindicatos, que han firmado todas las regulaciones de empleo que se les han presentado, Renfe ha ido reduciendo su plantilla para sustituirla por servicios prestados por otras empresas hasta el punto de que en cualquier gran estación a quienes vemos, la mayoría, son personal subcontratado.

Se ha creado alrededor de Renfe y Adif un enjambre de empresas prestadoras de servicios la mayoría integradas en un conjunto llamado “Contratas Ferroviarias” que monopoliza la mayoría de la subcontratación.

Todas son empresas privadas a las que llega el capital público pasando por Renfe sin que nadie se haya preguntado porqué sus directivos son exdirectivos de Renfe.

Estas empresas participan de una cierta rotación en las contrataciones con la condición de la subrogación de empleados. Quien se queda el contrato se queda los empleados que realizan el trabajo. Así unos empleados temporales realizan trabajos regulares cambiando cada  X tiempo de patrón.

Gracias a esta dinámica ese enjambre de empresas no está interesada en una privatización diferente pues perciben dinero limpio sin asumir responsabilidades ni inversiones que siguen recayendo en la empresa pública. Esta práctica no es una práctica de mercado porque esos servicios difícilmente serán contratados fuera de ese círculo con lo que la competencia no existe y los precios por sus servicios están por encima del mercado.

Los empleados que quedan han reducido drásticamente su número pasando de 75.000 empleados en 1985 a 15.000 empleados (2005) cuando se firmó el último ERE para la liquidación de 2000  puestos de trabajo.

Desde la inauguración del primer AVE el estado ha venido realizando fuertes inversiones en infraestructura contribuyendo a alimentar uno de los sectores centrales de nuestra economía, la construcción toda en manos privadas. Igualmente ha sido altísima la inversión en trenes de alta velocidad cuyos beneficiarios han sido CAF, Siemens, Alsthom y Talgo. Se han comprado tantos trenes que por la reducción de patrimonio urbanístico de la empresa (paso al sector inmobiliario privado) hay hoy día dificultades operativas con los vehículos.

La construcción de alta velocidad, que tantas veces sirve de plataforma electoral se ha tornado de esta forma en un torrente de dinero público procedente del estado destinado exclusivamente a engrosar negocios privados en los que Renfe juega solo un papel intermediario de distribución del pastel.

¿Quienes pagamos estos fondos?. Todos, a pesar de que el ferrocarril que tenemos no es para todos, es un ferrocarril de elite. Pero muchos ciudadanos se han quedado sin ferrocarril o porque han cerrado su línea de ferrocarril convencional o porque ya no para o porque no lo puede pagar.  La privatización “a la española” funciona.

¿Porqué esta vía hispana?.

Como decía la privatización ya había empezado antes y empezó fomentada por el mismo estado quien sistemáticamente cambiaba los directivos tras las elecciones. Así situaba en cargos relevantes a personas de su confianza que a su vez arrastraban consigo equipos de nivel inferior. Cada cuatro años se producía un movimiento general de cargos y con el relevo se producían algunos desajustes entre los amig@s que habían perdido el sillón.

Esta capa ejecutiva por sus conocimientos del sector es la que encabeza el enjambre de empresas y se sigue nutriendo en cada reelección del ejecutivo.

Otros ejecutivos permanecían en la empresa “sin cargo” pero con el mismo salario que cuando lo tenían. Su número a pesar de la enorme reducción de la plantilla no solo no ha disminuido sin que ha crecido. La división de Renfe y Adif se resolvió con una simple duplicación de los cargos. Este proceso de macrocefalia congénita sigue hoy día y se mantendrá mientras el cuerpo ejecutivo principal siga alimentando al enjambre de empresas privadas del sector.

Renfe “es una ruina“, eso es lo que interesa. Su permanente déficit justifica los sucesivos EREs, las sucesivas inversiones a fondo perdido, el uso político en líneas deficitarias y la única empresa orientada a “ser rentable“, como exige la ley de la que nacieron ADIF y Renfe Operadora, cuyas tarifas se discuten en el parlamento.

Cuando pensamos en privatización tenemos una idea abstracta sobre lo que eso significa. La idea concreta de la privatización está en marcha y muy avanzada. Con la excusa del ferrocarril moderno de Alta Velocidad hay una mano en nuestro bolsillo, el de todos los ciudadanos,  que nos privatiza cada día en grandes dimensiones.

CUIDADO PRIVATIZAMOS A ALTA VELOCIDAD